miércoles, 5 de julio de 2017

CATORCE

Uno detrás de otro. Con sus navidades, sus fallas, sus veranos en el pueblo, con viajes, cumples en parques de bolas, con días de playa sobre toallas tostadas de sol.

Catorce en el cine, de campamento con amigos, haciendo malabares o colgado de un trapecio, catorce machacando la play como si no hubiera un mañana, catorce subiendo y bajando del dragón Khan.

Catorce con ojos azules y pelo blanco de tanto bucear buscando la puerta del centro de la tierra.

Catorce abrazado a sus gatos, jugando a ser mago, catorce con ese vozarrón atronador que llegó para quedarse.

Catorce de su padre y míos, aunque ahora ya andamos de descuento, dentro de poco ese corazón encontrará nuevos habitantes y nuestro rincón pasará de piso burgués a mini apartamento de 30 m.

No me preocupa, he visto la luz, sé que después de la cordillera de la adolescencia, espera un gran llano, si los hados le son propicios todo irá bien.

Porque es listo, está sano y parece feliz.

Vive hijo. El mundo es incierto, injusto, dramático o cambiante, pero hay cosas eternas y mágicas que no puedes perderte. Que no te las cuenten, las versiones siempre son mejores de primera mano.

7 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Begoña. Mañana lo celebramos!!!!

      Eliminar
  2. Bien dicho, ojalá el consejo le cale en el corazón. Muchas felicidades a él y a ti. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Disfruta de tu hija, el tiempo pasa tan tan rápido...
      Abrazo.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. Un poco difícil leer el final por las lagrimas que no me deja en paz cuando leo algo tan bonito <3

    ResponderEliminar
  4. Un poco difícil leer el final por las lagrimas que no me deja en paz cuando leo algo tan bonito <3

    ResponderEliminar