jueves, 18 de diciembre de 2014

VOLVER CON LA FRENTE MARCHITA...

Los cincuenta, la crisis, los ataques nocturnos a la nevera y la lectura puntual de la prensa diaria, me tienen con la piel hecha unos zorros. La otra tarde buscando solución para las arrugas y bolsas que me invaden sin remedio, acompañé a una amiga a la consulta de un médico especializado en tratamientos estéticos. Después del martirio chino de las ondas de radiofrecuencia Laura salió de la consulta sonrosada, estupenda y diez años más joven, como si la fuerza de la gravedad se hubiera invertido y los pómulos y la papada, recobraran mágicamente el lugar que nunca debieron abandonar. Por desgracia cuando escuché el precio de la visita me resigné a que en mi caso la naturaleza siga su curso de manera inexorable.

Eso no quita para que me haya pertrechado con tres cremas y serums del Lidl que son de lo mejorcito en la relación calidad precio según la OCU (consuelo de desclasada, pero no queda otra, además la esperanza es lo último que se pierde).
Antes de ayer tenía una reunión y quería estar especialmente reluciente, pero después de ponerme encima todo el kit de restauración incluyendo una mascarilla de efecto tensor XXL, comprobé que el resultado era como la democracia de tres al cuarto que nos asola: Necesariamente mejorable.

Recordé como una madre de cole comentó que el Hemoal más que para las almorranas es mano de santo con las bolsas. Y ahí me tenéis atizándome una dosis generosa de antihemorroidal en cada ojo. Llamadme atolondrada, pirada y todos los adjetivos que Dios os de a entender, porque tuve que bajarme de los tacones pino precipitadamente para correr a buscar en internet los efectos secundarios de la barbaridad. Aquello picaba y no tardé en empezar a llorar con efecto aspersor de jardín como en los dibujos animados.

Arreglé el desaguisado ante la mirada atónita del gato y me eché a la calle. En la reunión causé buena impresión con mi mirada aguda y brillante, incluso dos de los socios preguntaron interesados si tenía fiebre, pero inexplicablemente conseguí llegar a buen puerto debidamente tensada y vasocostreñida.

Por la tarde era la inauguración de la exposición retrospectiva de mi querida Marisa, así que aún bajo los efectos del Hemoal, me dispuse a que mis ojos atravesaran una gran prueba de fuego. Desde que murió su recuerdo diario estaba empañado de tristeza, por lo injusto de su perdida y por el inmenso vacío que ha dejado en tanta gente. Después de año y medio fue milagroso pasear entre todos sus cuadros y recobrar la alegría que sentíamos cuando estaba aquí. Su magia se contagió despacito y nos llevó a vivir una gran fiesta, con la sensación de esos platos agridulces de los restaurantes chinos.

Nunca olvidaré esa noche.

Sin bolsas, ni arrugas, ni ojeras, me sentí como si tuviera 20 años y flotara, “el efecto Marisa” superó a la mejor de las cremas.
Con razón dicen que la alegría embellece, doy fe.




Estoy de vuelta, por terapia, por necesidad, por ganas, para lo que gustéis mandar.


11 comentarios:

  1. Ay Amparo que me has hecho llorar. ¡Qué pedazo de mujer tuvo que ser Marisa para que haya dejado tanto vacío y para que aún desde la distancia, te haga sentir estupenda por ser como eres, da igual la edad!.
    Tienen razón los que dicen que cuando alguien se va, algo de ellos queda en nosotros.
    Me encanta este regreso lleno Hemoal (lo pruebo esta noche) y de crema del Lidl (la de tapa amarilla, que yo me equivoqué y compré la morada). Por cierto, a mis casi 40 me sorprendí el otro día mirando en la consulta del dermatólogo, el precio de quitarme las manchas que ahora parecen asolar mis manos y envejecerlas. Por su precio, prefiero poner maquillaje y volver a China, la verdad. Un abrazo muy muy muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que Marisa fue una mujer estupenda y recuperar su recuerdo con alegría fue una pasada. Con respecto a las manchas de tus manos... cuando vuelvas de China con lo más grande pasaran desapercibidas sino es que desaparecen por arte de magia. Me hace muy feliz vuestra alegría!!!!!!

      Eliminar
  2. Amparo eres buenísima!!! que alegría volver a leerte... me encanta como lo cuentas... me has hecho recordar algunas locuras estéticas jajajaja y por supuesto lo importante que es estar con gente que te hace feliz... siiiii el reír embellece!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fany eres muy amable!! Todas tenemos un pasado de locuras estéticas broncearse con zanahoria y aceite, hacerse macarillas caseras con ingredientes caducados, si te cuento no acabo... Me alegra verte por aquí vuelve pronto!!!!!

      Eliminar
  3. Bravo. Me encanta que estés de vuelta, por egoísmo más que nada. Disfruto tanto con tus historias... No vuelvas a marcharte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pichón, no me iré por el momento!!!

      Eliminar
  4. Pensaba decirte que aún seguía un pelín enfadada por tu marcha pero por un lado, quién soy yo para decirte eso y por otro, eres mi primer regalo de cumpleaños.

    Qué bonito lo que cuentas de tu amiga. Seguro que estará ahí arriba, como mi aita, viendo nuestros desaguisados (tú con el Hemoal, ja, ja...me parto) y echándonos una manita de vez en cuando.

    Me alegro tanto de que hayas vuelto, de que la noche fuera inolvidable...

    Te deseo para 2015: lecturas que te hagan volar, tertulias interesantes, viajes inolvidables y, sobre todo, que tengas a tu lado amigos que te quieran y te ayuden si es menester.

    Un enorme abrazo desde el norte, Amparo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. QUE BIIIIEEENNN Amparigues, todos tenemos grandes momentos para recordar ,y este no será el último y por cierto recuerda que con hemoal o sin el eres estupenda, hasta el infinito y masss allllllá a a a a

      Eliminar
    2. Gracias Utopia por tus palabras hacia Marisa y por tus buenos deseos. Yo también te deseo lo mejor en este nuevo año. Además tranquila, con la preciosa caratula nueva me voy a quedar una temporadita... abrazos

      Teté mil gracias a ti también tu eres una de las magas que hizo posible ese recuerdo tan alegre. Gratitud eterna!!!!!!!!

      Eliminar
  5. Bieeeeeeeeeeeen. Ya está aquí nuestra princesa de nuevo. Ya que estás para lo que mandemos, te mandamos no irte nunca. Ya sabes
    al contrario que Lola Flores "Si me quereis, irsen". En este caso "si nos quieres, no te vayas". Me he meao leyendo lo del hemoal. Que buena eres y estás, con permiso de Roman, con hemoal y sin hemoal. Y lo que has escrito de la expo, es lo más bonito que han escrito de la misma junto con esto:

    https://conhdearte.wordpress.com/2014/12/11/hacer-grande-lo-pequeno/

    Gracias por ser como eres y por volver, que largo se nos ha hecho
    y has sido solo unos meses. Muchos, muchos
    beeeeesoooooooooooooooooooooos

    ResponderEliminar
  6. Como antes le he dicho a Teté mi gratitud eterna a los tres por el trabajo, el esfuerzo y el gusto que esa Expo tan especial provocó en muchos de nosotros. Fue un regalo. Te llamo para llevarte pronto las naranjas. Abrazos y besos.

    ResponderEliminar